Loly escribe

El niño sin cabeza (cuento)

   Había una vez un niño, Leonardo se llamaba, que…¡ había nacido sin cabeza! Dicen que la razón era porque nunca nadie le había cantado una nana ni leído un libro, ni siquiera un cuento, mientras estaba en la barriguita de mamá. Pasaron los meses y, a su mejor amigo, Simón, los Reyes Magos le trajeron un libro de aventuras y comenzó a leerlo en voz alta sin saber que el niño sin cabeza lo estaba oyendo, no sé cómo, pero lo oía. Entonces, de pronto, Simón, vio cómo empezó a nacerle sobre el cuello una parte de cabeza y...ohhh, cada día que alguien le leía más, más partes de la cabeza le iban creciendo.  Hasta que un día... ¡milagro, tenía los ojosl...
    ¡Qué alegría! Todo aquel fantástico cambio  fue porque alguien le había leído, gracias a  la lectura.
   Los libros pueden llegar a hacer milagros, te lo aseguro.


Carta a papá

En mi habitación, frente al ordenador, un mes después de tu muerte......

    Pequeño mío:
Por una razón que no conozco, mis brazos se alargan hacia arriba, con la esperanza de encontrar tu abrazo. Y nada. Y mis manos forman , sin yo querer, un ángulo cóncavo más o menos del tamaño de tu carita , apagada  por el sufrimiento de los últimos días, con el deseo irreflenable de que se ocupe.
   Está grabada tu sonrisa en mi memoria, con tu cabeza curvada, hacia la derecha, que así es como creías estar más guapo. Y sólo durante unas décimas de segundo recuerdo aquella otra cara de la que antes he hablado, apagada por el sufrimiento.
   Todos los poemas del mundo cabían en tu linda cabecita presumida, y de tu boca salían notas flamencas de todos los cantantes flamencos de España. ¡Cuánto he aprendido de todo eso ! Soy como una gota de ti.
   Si existe  El Cielo, que no lo sé, pero lo deseo con toda mi alma, cuando llegue, te daré el abrazo más "achuchado" de todos los abrazos que te doy sólo en mi imaginación ;y allí, con la experiencia de haberte perdido, te diré todas las cosas bonitas que no te dije a todas horas por mi carácter aparentemente frío, pero no por dentro, porque, padre mío, el amor que me une a ti es tan grande que no creo que el amor que pueda sentirse por la pareja llegue mucho más lejos.
  Ahora me voy a despedir, pero claro, sólo para poder terminar esta carta, porque en verdad, cada momento que pasa te busco en el espacio y te necesito para cuidarte como estos últimos años. No olvides que busco tu mano en el aire y aunque sea en sueños, y para quitarme esta obsesión, dámela. Padre, dame como puedas tu mano; me hace mucha falta.
                                    Un beso dulce sobre tu frente.
                                    Tu hija que te llevará  siempre en el corazón, tu Loly


Adiós, Belinda

Vacío.
Sensación de nada.
Cero.
Una luz al fondo,
cerca,
pero nada.
Bajo mis pies se debaten vida y muerte:
mil años vida y ahora…casi muerte.
¿Quién dijo que la mente es dueña de todo?
¡que no, que no puedo controlarlo
que estoy triste;
así, sín más,
 muy muy triste por ella.
Recuerdo cuando era chica
que su carita dulce me miraba;
y recuerdo que yo la miraba a ella
como se mira a una extraña,
extraña que ahora es parte de mí,
algo de mí, como una hermana.
Absolutamente cruel es el amor pues duele;
 como absolutamente fea es una despedida,
despedida que jamás tan cerca había tenido como ahora
y que prefiero saber de ella estando lejos, ¡cobardía¡
No quiero que te vayas, Dios lo sabe,
pero si te vas…
vete pronto y sin lágrimas, no quiero verlas.
Mejor cerraré los ojos
y haré como que nunca estuviste aquí.

¡Adiós, hermana perra¡

Los animales
 Siempre atentos a las manos de sus dueños,
esperando una caricia o un silbido,
viven junto a nosotros los fieles animales:
el perro, el gato, la mula, el pajarillo...
 Mira sus ojos cuando tú los miras,
chispas parece que desprenden de emoción;
palpa su corazón cuando les tocas,
es como si se les saliera de tanto amor.
 Mis hermanos, les llamaba San Francisco,
y mis hermanos , también les llamo yo
pues estuve en varias ocasiones triste y sola
y mis dulces animales animaron mi dolor.
                                                                              

                                        

8 comentarios:

  1. No tengo palabras para describir lo que he sentido al leer el poema a su padre, señorita Loli, me ha parecido sencillamente maravilloso y dulce. Rafa (exalumno)

    ResponderEliminar
  2. seño que preciosida la carta a papa me encanta se me an saltado unas pequeñas lagrimas ... adios y un besito. Adrian

    ResponderEliminar
  3. señorita loli quiero decirte, que estos poemas son maravillosos me hacen hasta llorar,que bonitos son. Silvia Muñoz 5º.

    ResponderEliminar
  4. oh seño me ha encantado tu carta a tu perra eso asi se sabe como se puede llegar a querer a un animal maria jesus 6

    ResponderEliminar
  5. Hola seño Loli, me ha encantado el cuento de el niño sin cabeza.Es verdad maestra un libro puede hacer milagros.Almudena 5-

    ResponderEliminar
  6. Seño he leído la carta de papa , es preciosa ¡se me han saltado las lágrimas ! Adrián 5º

    ResponderEliminar
  7. Seño, me encantan los animales y en tu poesía se nota que a ti también te gustan mucho. José Manuel de 6º

    ResponderEliminar
  8. me encanta el cuento de los animales "esta muy bonito" y la de la carta a papá tambien esta bonita.
    Shakira de 6º

    ResponderEliminar